A mí me gustan los patios de manzana, las plazas pequeñas rodeadas de vida, de espacios íntimos. Me gusta lo que encierran, como si entre tantas vidas diferentes encontráramos algo común, algo en esencia conocido por todos, el motor que nos impulsa en nuestra vida.

Yo crecí en una casa con patio central, donde los juegos se daban a diario, donde sin saberlo nos sentíamos protegidos.

No sé muy bien por qué me viene este recuerdo, estamos a puertas de las vacaciones y en realidad mi discurso debería ser otro. Pero si lo pienso un poco, quizás no se aleje tanto de lo que necesito transmitir. Cuando me proyecto a un periodo vacacional sé que el regalo será detener el tiempo, para sonreír más, para compartir, para soñar y sobre todo descansar.

Round Saint Cere by Robert Doisneau. Francia, 1947.

No están estas sensaciones tan alejadas de lo que de niña sentía con mis compañeros de patio de manzana. Risas, sueños, juegos…

Por cierto, en nuestro patio también recuerdo haber llorado, esos momentos también nos acompañan durante la vida y casi siempre de ellos aprendemos.

Feliz descanso a todo el equipo que hace posible Loidi Etxarri Interiorismo …

 

··· Por Loidi Etxarri Interiorismo ···

Pin It on Pinterest